Piensa mucho, habla poco, y los sabios te harán un sitio. Pensemos en la importancia del silencio, y a la vez en la importancia de la palabra.

26 mar. 2012

Le deje paso

Entro sin llamar
con el ímpetu de sus pasos,
 la fuerza de los aguavientos.
Se sabe necesario...

De tal manera irrumpió 
dinámico, hechicero, seductor...
Es un proceso de respiración,
una sístole y una diástole
mantienen esta unión.

Aflora a la superficie del color
con la exhalación calma o terrible de una ola.

Quiere ser amado,
observado al amanecer,
después de una noche de silencio.

Se deja pintar,
 robar la luz
cuando esta bravo o 
en el reposo de una noche cobalto.

Se desbordo por la ventana,
para besar lo que encontraba a su paso,
le deje espacio...
el mar es mi aliado.

19 mar. 2012

Secretos

Guardados en compartimentos separados
para que no se den la mano.
El polvo es su aliado,
el olvido su vecino.

Nunca verán la luz
los secretos
que guardo.

Y...
Me
equivocaría
otra 
vez.

12 mar. 2012

Cuatro sílabas

En que lado del camino perdiste la cordura?
Vas dejando por las esquinas de tu vida la franqueza.
Dejas que el cauce de tu río se lleve lo genuino que había en ti.

Vas a tientas por la vida, por fuera altivo, por dentro cabizbajo.
Quién te enseño a pedir:
Que por ti mientan,
escondan, nieguen,
disfracen, disimulen, 
falseen la realidad.

En esas cuatro sílabas hay algo mas que decir la verdad:
 ¡Asumirla!

Porque si escondes las verdades de tu vida, la vida te dará una bofetada con guante blanco.

Cuatro sílabas: HO_NES_TI_DAD

5 mar. 2012

Correo urgente

Querido mío:

Solo unas líneas para decirte lo que tu ausencia deja en mi. El amanecer de hoy me dejo estas ganas de escribirte.

Hemos vivido tardes otoñales envueltos con las luces de Octubre, recuerdo que me dejabas tu hombro para que me apoyara, para respirar esos atardeceres. Cada amanecer estaba envuelto de tu mirada, en los guiños que me hacías mirándome de soslayo. Tuvimos tiempos de luchas por ocupar el espacio, entre tus brazos y los míos. 
Me fui desencantando de ti, de tus promesas, de tus olvidos, caprichos, quejas... de tus continuas ausencias. En tus regresos me dejabas soñar, me esperanzaba entre tus brazos, tus besos sabían a los primeros, tus encuentros fortuitos me sabían a menta, a sal, a atardecer en una playa, a dulce de pasión.

Te marchaste sin avisar, con la cobardía entre las piernas. Y me dejaste entre mis sabanas tu aroma.
Sé que tendrás tus reproches hacía mi, que dirás que mi tiempo lo dedique a perderte, que no luche lo suficiente por ti. Tal vez tengas muchas razones para hacerme este requiebro, para dejarme herida sobre la arena de mi vida o para pensarte mucho tu regreso.

Que si te echo de menos? Sí amor, sí... te echo mucho en falta.

Estas líneas no son un reproche, ni tan siquiera un llanto o un aullido. Es lo que siento estos últimos días.

Vive entre otros brazos, besa otras bocas, mira otros ojos... pero si te viene a bien, regresa... regresa.

Ya no puedo más con esta ausencia. No me dejes soñando en mi almohada, porque las noches son demasiado largas.

Espero noticias tuyas, a ser posible con acuse de recibo y urgente.

Mil abrazos, mil besos, mil te quieros! Amor


* Carta al AMOR.